"Y tú que ganas?" 

Mi primer trabajo fue de aseadora.

El problema no era ganar poco. El problema era saber poco. Tenía innumerables carencias que hoy, no tengo claro como sobrelleve. Necesitaba un motivo que me arrastrara a hacer cosas que no me creía capaz. Mi primera misión la descubrí a los 16. No quería seguir ignorante, así que me propuse tener una cabeza que me sirviera para algo más que peinarme. Mi misión fue “aprender”. Estudié. Me instruí cuanto pude. Dejé de ser aseadora y sin darme cuenta el dinero aumentó. Las misiones son curiosas, porque sí son reales, son muy personales e inentendibles para la mayoría. En el momento que las descubres, empiezas a hacer cosas que en tú sano juicio no harías. Te sientes mejor que nunca y le encuentras sentido a tú vida. Actualmente tengo dos misiones. Una es llevar la leche del desayuno a los niños de la escuela de “Palmira Arriba”. Al inicio, económicamente me parecía imposible, ya llevo tres años. Lo hago, porque en una época era yo la que no tenía para desayunar y mi amiga Elena me compartía. Mi segunda misión es este Blog. Escribo anécdotas personales que llevan mensajes positivos. Relato aciertos y equivocaciones. A los cuatro vientos cuento mi vida, que obviamente ya no es privada. -Porque lo haces, si no ganas nada, me preguntan cuando me conocen y digo que escribo. Aprendí que dar es un don que nos llena el corazón, y que con una sola mujer que logre ver en mi historia el lado positivo, todo tuvo sentido. Si te gustó mi post, escríbeme, y si te encantó y crees que le puede ayudar a alguien, me gustaría pedirte que por favor lo compartas. Lugar: El Coliseo, En Roma, Italia. Muchas bendiciones y gracias por leerlo. Más historias en mi Blog http://www.mujersinequipaje.com ❤️😊❤️ #mujersinequipaje

20 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo