“Una noche cualquiera, en la que puedo ser quien quiero”. 

Está es una noche cualquiera, pero en una hora no será un domingo cualquiera. Si tomará una radiografía de mi vida no lograría entenderla. Y es porque entenderla a veces me asusta. Quizás sea porque hoy es sábado en la noche. Me metí temprano a la cama con un libro, un vino y música zen, mientras aspiro esencias aromáticas. Quizás mañana sienta que vuelvo a la normalidad. Pero no creo. Aceptar ante mi misma que está noche “que ha sido muy mía”, a la que tantas veces temí por pasarla sola, la he disfrutado, no es fácil. Y no es fácil porque hasta a mí me suena raro. Yo venía programada para que estás cosas no me gustaran. Venía programada para disfrutar una compañía, que aunque a veces tonta, pues al fin y al cabo era compañía. Curiosamente ya no extraño que quien duerme a mi lado me haga preguntas y recomendaciones que hoy encuentro tan tontas. Que si porque leo tanto, que no es bueno dormir poco, y mil bobadas más para las que ni yo tengo respuesta. Desde que tenía 15 hasta hace casi una hora, permanecí sentada en el asiento del copiloto, dejándome siempre llevar. Y está noche aunque no sea muy diestra descubrí con todas mis fuerzas que quiero manejar. Quiero dirigir mi vida sin seguir a nadie más que a mi. Si te gustó mi post, escríbeme, y si te encantó y crees que le puede ayudar a alguien, me gustaría pedirte que por favor lo compartas. Muchas bendiciones y gracias por leerlo. ❤️😊❤️ Para más anécdotas personales, que llevan mensajes positivos, dale like y sigue mi página de "mujer sin equipaje". www.mujersinequipaje.com Lugar: Boquete ❤️😊❤️ #mujersinequipaje

26 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo