“Un amor eterno, que me dure un hasta siempre”.


A Emilye Bronte la podría leer mil veces.


Su novela “Cumbres borrascosas” encierra un amor para el que la vida no bastó.


No imagino lo que sentiria Catherine al ser amada por Heathcliff, incluso después de muerta.


Supongo que es un amor con el que se sueña.


Un amor fuerte, que se construya con el tiempo, que logre sobrevivir las más duras pruebas.


Un amor en que la confianza prime, y en las noches baste con que lo arrope la ternura.


Algo que no se desvanezca, y por ser eterno dure un “hasta siempre”.


Y entre más lo pienso, más lo quiero.


Quiero un amor que me recuerde.


Que me quiera tanto pero tanto tanto, que a veces me sueñe.


Un amor al que le cueste desprenderse.


Que me despida entre llanto, y que en cada cumpleaños, me eleve un brindis, si es que ya partí.


Alguien a quien por más que pasen los años, aun le vean secarse los ojos, y que sepan que es por mí, aun sin que lo diga.


Quiero que alguna noche, ya entre sueños, llorando se despida al entender que me le fui.


Dedicado con todo mi amor a mi hija, quien en sueños, aún despide a mi madre.


Si te gustó mi post, escríbeme, y si te encantó y crees que le puede ayudar a alguien, me gustaría pedirte que por favor lo compartas.


Te dejo este link, si quieres leer parte de mi libro:


https://www.mujersinequipaje.com/introduccion


Muchas bendiciones y gracias por leerlo.


Para más anécdotas personales, que llevan mensajes positivos, dale like y sigue mi página de “mujer sin equipaje”.


www.mujersinequipaje.com

Lugar: #micasa

#mujersinequipaje

17 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo