“Tres deseos dan los genios”.

El problema con Marcel, en “La noche de todos los santos” de Anne Rice, es que su propósito solo fue uno: Irse. Lavar ropa es algo común que parece extraño. Si lo haces de manera consiente, puedes ir viendo los cambios de la vida. Mi historia inicia de manera “consiente”, lavando las tandas de una familia constituida por un bebé, un esposo y una esposa que era yo. Pará pronto sumar una más, que era una bebé. Esas tandas probaban que crecíamos en número y cuidados, porque cada vez eran mayores las cantidades, no sólo que debía, sino que quería lavar. Me dedicaba a separarla por montañitas, que correspondían a cada uno de los miembros de nuestra familia. En un pestañeo la ropa cambió y los pequeños mamelucos fueron reemplazados por moderna ropa, que no solo traía sus propias instrucciones de lavado, sino la de dos adolescentes a quienes les importaba que no se fuera a manchar. Con mi divorcio noté un enorme montón menos, y con la partida de mi hijo al extranjero aún otro menos. Y paré. Paré de lavar y sentí que esos montones de ropa que se iban, dejaban espacios de tiempo en mi vida. Espacios que se me hacia urgente llenar para seguir adelante. Y yo, a diferencia de “Marcel”, si sabia que con un solo propósito no se hace nada, que un solo propósito siempre es un error. Porqué un solo propósito jamás abarca lo mucho que es la vida. Lo saben hasta los genios, que aunque no nos conozcan siempre nos dan tres deseos. Y si un simple genio, que es un desconocido nos da tres, que tanto podremos darnos nosotras mismas, que somos las partícipes en este milagro de existir. Si te gustó mi post, escríbeme, y si te encantó y crees que le puede ayudar a alguien, me gustaría pedirte que por favor lo compartas. Muchas bendiciones y gracias por leerlo. ❤️🙂❤️ Para más anécdotas personales, que llevan mensajes positivos, dale like y sigue mi página de "mujer sin equipaje". 🙂❤️🙂 www.mujersinequipaje.com Lugar: #LaHababa #Cuba #mujersinequipaje

18 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo