“Sumercé, esa corta y extraña palabra con la que crecí”.

En Bogotá oí “sumercé” más de mil veces. La usaban por respeto. De niña detestaba ir al mercado. Los olores me incomodaban. La cantidad de gente lo hacía intransitable. No comprábamos en la esquina, comprábamos en la Plaza de mercado de “Paloquemao” en Bogotá. Parábamos en puestos atendidos por mujeres, de las cuales lo único que recuerdo es su voz al unísono gritado: -“Sumercé” no me toque la fruta. De pequeña no entendía porque tanto alboroto. De adulta me quedó claro. Si hiciéramos una lista de nuestros sentimientos, descubriríamos que todas tenemos los mismos. Unos en mayor escala, otros en menor, según el momento o nuestras circunstancias, pero los mismos. Mis sentimientos han sido cambiantes y variables. Lo que ayer me parecía imposible e inentendible, hoy tiene su porque. En ocasiones mis miedos me llevaron a equivocarme, tratando de evitar que la vida pusiera en mi camino personas que iban a “tocar” de manera profunda mis sentimientos. Temía que si los tocaban los dañaran o “magullaran”, y terminarán igual que una fruta sirviendo sólo para hacerme un jugo. Nosotras de cada experiencia aprendemos, y yo aprendí que nuestros sentimientos son tan maravillosos que simplemente “no tienen piel”. Aprendí que a diferencia de una fruta, los sentimientos no se dañan o “magullan” porque les toque esto ó aquello. Ellos son listos y aunque les tome tiempo, terminan alegremente transformándose con la única misión de hacernos sentir de nuevo. -Así que hoy, yo misma rezo y sonrió, mientras le pido a la vida: -“Sumercé” siga tocando mis sentimientos". Si te gustó mi post, escríbeme, y si te encantó y crees que le puede ayudar a alguien, me gustaría pedirte que por favor lo compartas. Muchas bendiciones y gracias por leerlo. ❤️🙂❤️ Para más anécdotas personales, que llevan mensajes positivos, dale like y sigue mi página de "mujer sin equipaje". 🙂❤️🙂 www.mujersinequipaje.com Lugar: #Boquete #Panamonte #mujersinequipaje

18 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo