“Si aún no tienes un buen cuadro, necesitas un gran marco”.

Amo el arte. A ratos pintó. Terminar mi relación sentimental representaba terminar conmigo misma hasta que leí lo que decía Salvador Dalí: “El que quiere interesar a los demás, tiene que provocarlos”. -Tiene razón, me dije a mi misma. Intentar “pintar” un buen cuadro estando tristes es imposible. Por dentro estaba deshecha, vulnerable. Cambiar mi estado de ánimo o pretender sentirme bien de la noche a la mañana era esperar un milagro. Decidí olvidarme de “el cuadro” que era yo “por dentro”. Me enfoqué en “el marco” que era yo “por fuera”. Me paré de la cama, hice unos estiramientos de mala gana, me tomé un café, cita en la peluquería, retoque de raíz, arreglo de manos y pies, depilación completa, no por ese tan mentado “por si acaso”, sino “por mí y para mi”, perfume y la boca bien pintada, como siempre digo. Un lindo vestido y a recordar lo que decían las abuelas: -“Camine recta, meta barriga y saque pecho”. Me miré al espejo Dalí, tenía razón. Mi “gran marco” había provocado el llamado de atención más difícil de conseguir. "El de mi misma". Si te gustó mi post escríbeme, y si te encantó y crees que le puede ayudar a alguien, me gustaría pedirte que por favor lo compartas. Muchas bendiciones y gracias por leerlo. Para leer más anécdotas personales que llevan mensajes positivos, dale like y sigue mi página de "mujer sin equipaje". Lugar: en #Boquete Más historias en mi Blog http://www.mujersinequipaje.com ❤️😊❤️ #mujersinequipaje #emprendimientofemenino

26 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo