“Segunda, tercera, cuarta, y hasta décima temporada”. 

Por la cabeza no se me pasó que sacarían a “Virginia de La Mora”, en “La casa de las flores”. En una película sabes quien queda con quien. En una serie no. A lo largo de mis días me han acompañado personajes de lo más simpáticos. Guapos galanes bien plantados, que yo juraba, daban la talla para continuar en mi vida. Pero por X ó Y, e incluso a veces sin razón, se iban yendo de mi vida. No entendía. -Si teníamos todo para ser felices, pensaba yo. Con los años me fui dando cuenta que así como se iban, otros llegaban. Al inicio me costaba aceptar que se iban. Y ni hablemos de adaptarme “al nuevo”. Mi cabeza hacia comparaciones por segundo, en el que el pobre “nuevo” perdía sin tan siquiera abrir la boca. Me tomó tiempo entender que nuestras vidas son como “series”. Van por temporadas, en las que aparecen y desaparecen galanes, única y exclusivamente por el bien de la “serie”. Y que la “serie”, no es más que nuestra cambiante, emocionante y excitante vida. Una vida que sigue, y Dios primero seguirá, dándonos las mejores temporadas. Si te gustó mi post, escríbeme, y si te encantó y crees que le puede ayudar a alguien, me gustaría pedirte que por favor lo compartas. Muchas bendiciones y gracias por leerlo. ❤️🙂❤️ Para más anécdotas personales, que llevan mensajes positivos, dale like y sigue mi página de "mujer sin equipaje". 🙂❤️🙂 www.mujersinequipaje.com Lugar: #Costa Maya Mexico #mujersinequipaje

12 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo