"Responsable de quién?" 

Mandí y Mocolina eran mis muñecas favoritas. Nadie nos enseña a cuidar, lo hacemos por instinto. Me encantan las condecoraciones. A falta de recibirlas, me autoproclamaba responsable vitalicia de mi pareja. Que honor y que gran alegría sentía cada vez que yo misma me otorgaba la obligación de sacar adelante a mi pareja, sin importar la situación en la que me encontrará, e incluso sin tomar en cuenta la disparidad en la que estuviésemos. Era un desgastante y tormentoso reto que felizmente aceptaba una y otra vez. Algunas veces el reto era económico, otras emocional, y otras una combinación de ambos. Estos últimos eran mis favoritos, porque traían realmente caos a mis días. Con semejante obligación, no podía tomar ningún tipo de decisión que implicará mi bienestar, sin antes considerar el de él. Por años me pareció injusto y hasta desleal preferir mi paz mental a continuar en una relación tóxica que a todas luces me hacia daño. Cambié y aprendí a tomar decisiones injustas y desleales para con quienes me sentía responsable, el día que me di cuenta que todas mis condecoraciones estaban en mi mente y se habían convertido en pesadas cadenas que no lograba cargar. De sopetón entendí que sólo era responsable de mis hijos, hasta que fueran mayores, y obviamente de mí. Y así, ya sin sentirme responsable de tanta bobada, cogí mi cartera, mi sombrero y me fui a viajar. Para leer más anécdotas personales que llevan mensajes positivos, dale like y sigue mi página de "mujer sin equipaje". Si te gustó mi post escríbeme, y si te encantó y crees que le puede ayudar a alguien, me gustaría pedirte que por favor lo compartas. Muchas bendiciones y gracias por leerlo. Lugar: estación de tren King Cross en #londres Más historias en mi Blog http://www.mujersinequipaje.com ❤️😊❤️ #mujersinequipaje

21 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo