“Reajustando el calor y el humor". 

A ustedes les cuento todo. Creo que ya me conocen más que mi madre. De mis múltiples obsesiones la última fue con la temperatura. Pará ser sincera, en pocos días pasó de obsesión a trastorno. Lo que empezó con un simple resfriado, siguió con guardar camita una tarde y despertarme literalmente mojada en sudor como si viviera en un desierto. Primero pensé que era el resfriado, luego que era algún medicamento, y finalmente comprobé que era mi cuerpo. Pasaba del calor al frío en cuestión de segundos. Toqué fondo y decidí descubrir que pasaba, cuando un fulano pensó que su “irresistible” presencia me causaba calores. -Será la menopausia, me dije. No estaba triste, mi humor no era cambiante, y además vivía con enormes ganas de sonreírle a los apuestos caballeros. Pero con 49, pues quizás podía ser. Leí, leí, y volví a leer. Mil síntomas, uno solo si y los otros no. Cada artículo me daba una recomendación más absurda y catastrófica que el anterior; resumiéndose en, -aguanta lo que sientes y lleva tú vida con calma. Ni lo uno ni lo otro. Como me van a pedir a mí que aguante? Terminé mi resfriado e hice todo lo contrario. Le subí el acelerador a mis días. Volví al gimnasio. Conforme aumenté la rutina el calor bajó. Y conforme la continúe, el calor desapareció. Hago ejercicio casi todos los días, lo hago porque me gusta. Y aunque no soy ninguna ilustre erudita; concluyo que si me sirvió para el calor, pues de seguro también funciona con los cambios de humor. Si te gustó mi post, escríbeme, y si te encantó y crees que le puede ayudar a alguien, me gustaría pedirte que por favor lo compartas. Muchas bendiciones y gracias por leerlo. ❤️😊❤️ Para más anécdotas personales, que llevan mensajes positivos, dale like y sigue mi página de "mujer sin equipaje". www.mujersinequipaje.com Lugar: Crucero Meraviglia ❤️😊❤️ #mujersinequipaje

34 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo