“Que alegría, el horno enciende”.


Lo mejor del pan es comerlo caliente.


Enamorarse no es el problema.


Cualquiera se enamora, eso no le da miedo a ninguna de nosotras.


Lo verdaderamente aterrador es meterte en las sábanas después de cientos de años, con ese con el que anhelamos despertar.


Y como “la vida” se encarga de ponernos frente a nuestros miedos, pues a mi me lo hizo.


-Estoy en Dallas, en menos de 5 horas llegó a Bogotá, decía el mensaje de ese por el que yo tanto suspiraba.


Lejos de estar emocionada, estaba petrificada pensando si yo algo recordaría de todo aquello que una vez llamé “sensualidad”.


Tenía 5 horas para que funcionara lo que en mi mente era “el horno” que por años había clausurado.


Para sorpresa mía, de poco o nada importa cuanto tiempo lleve todo sin prender, “todo prende”.


Prende mejor que cuando iniciamos, porque con el tiempo cada vez es más nuestro y especial, calentando a temperaturas que a los 20 ni imaginábamos.


Aprendí que aquí lo que cuenta es que tanto queremos y que tanto creemos en nosotras.


Y es que al final, después de los 40, somos nosotras las que decidimos el momento exacto de que todo encienda.

.

❤️😊❤️


Si quieres recuperar tu autoestima entender tu sensualidad y sentirte a gusto contigo misma, atreviéndote a hacer realmente todo lo que quieres y se te pasa por la mente, mi Curso de “Querida intimidad” es para ti: https://mujersinequipaje.com/querida-intimidad


Un abrazo y bendiciones,

Tatiana

32 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo