"Para dar y prestar". 

Yo escribo. Escribo historias cortas. La de hoy se llama: “Para dar y prestar”. Hay eventos que nos marcan. Nos cambian y provocan cuestionamientos tan profundos, que hacen que entremos en el lugar más temido. “Nuestra mente”. Una mente que alberga recuerdos. Recuerdos que dependiendo de la hora y el lugar, nos visitan. Recuerdos que en momentos como este, llegan a convertirse para nosotros en algo imposible de sobrellevar. Y es cuando nos damos cuenta que la bondad de Dios es infinita. Él entiende estás dificultades. Por eso se encarga de poner en nuestro camino seres enormemente maravillosos que llegan a ser, no sólo nuestra guía, sino la de muchas personas que les conocieron. Seres humanos a los que Dios ha dado tantos dones, que tienen hasta para “dar y prestar”. Personas tan increíblemente bondadosas como mi madre, que cuando continúan su camino, nos recuerdan que basta sólo con que respiremos, para darnos cuenta que “Dios es grande”. Si te gustó mi post, escríbeme, y si te encantó y crees que le puede ayudar a alguien, me gustaría pedirte que por favor lo compartas. Muchas bendiciones y gracias por leerlo. ❤️🙂❤️ Para más anécdotas personales, que llevan mensajes positivos, dale like y sigue mi página de "mujer sin equipaje". www.mujersinequipaje.com ❤️🙂❤️ Lugar: Panamonte #mujersinequipaje

5 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo