"Motivación? Eso es para niñas."

En la gasolina, el octanaje determina como será la combustión. A mayor octanaje mayor control y mejor combustión.

Mis periodos de motivación han tenido algo en común: “El letargo”.

La motivación me sirvió cuando era niña. Me daban un caramelo y punto, me motivaba.

Cuando crecí aprendí que la vida real no te da caramelitos, y que la motivación es tan fluctuante como efímera.

Encontrarla dentro de mí o afuera, era perder el tiempo. Como hallar algo que no tenía? Me aburrí y con los años dejé de buscarla.

Descubrí que los mejores cambios los hice mientras lloraba.

Fui a la Universidad cuando mi papá me dijo que lo máximo que llegaría a hacer en la vida, sería vender cordones en la calle.

Decidí trabajar a toda máquina cuando mi hijo tenía los zapatos rotos, y mi capital eran $18 dólares.

Me inscribí en el gimnasio cuando mi esposo tuvo la brillante idea de abandonarme la navidad del año pasado.

Arranqué este blog en serio, cuando me rechazaron en todas las revistas y periódicos.

Motivación? Eso es para niñas. Esa tal “Motivación” a las mujeres reales no les sirve.

Viene por gotas y no dura. No mueve. No arrastra.

A nosotras, igual que a los Militares, nos mueve la disciplina.

Porque entre más años de carrera, más estrellas más respeto. Son los estrategas, sin ellos no hay victoria.

Y nosotras, nosotras somos gasolina pura, que a mayor octanaje combustión perfecta.

Si te gustó mi post, escríbeme, y si te encantó y crees que le puede ayudar a alguien, me gustaría pedirte que por favor lo compartas.

Muchas bendiciones y gracias por leerlo.

Más historias en mi Blog

http://www.mujersinequipaje.com ❤️😊❤️

41 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo