"Me gané el derecho". 

Durante mi segundo embarazo temía que naciera mi hija. Cualquier leyenda urbana se queda corta, cuando hablamos de relaciones madre a hija. A diario recibo infinidad de comentarios a mi privado. Contesto de manera neutral las preguntas o consejos que me piden. Pero toda regla tiene su excepción, y cada una de nosotras, como le dije a una preciosa mujer que me escribió ayer, tiene derecho a decidir lo que hace, como vive, o, a quien ama, sin que nuestras madres interfieran. El derecho a la independencia, no tenemos que ganarlo en ninguna batalla épica. La vida lo otorga en el instante que nos convertimos en mayores de edad. En la ecuación, las mujeres de nuestra generación, pertenecen a una transición en la que quizás crecimos manipuladas por la culpa y la recriminación. Se nos enseñó a retener, a no dejar ir, a no soltar y a sentir una responsabilidad inexistente que nos impedía volar. Hoy la vida nos pide desaprender, nos exige romper con lo que cargamos. Nos obliga a respirar profundo, a vivir y a dejar vivir a nuestras hijas, a respetar lo que quizás no nos respetaron. Y eso es lo que haremos, ganarnos el derecho a ser nosotras mismas, con el enorme privilegio de ser autónomas y cargar con nuestra responsabilidad. Tomaremos decisiones increíblemente acertadas, en otras, cometeremos terroríficos desaciertos. No pasa nada, “el tiempo” ya se encargará de hacernos entender cómo es la cosa. Lo importante es que extendamos nuestras alas y nos maravillemos con lo hermoso de volar. Si te gustó mi post, escríbeme, y si te encantó y crees que le puede ayudar a alguien, me gustaría pedirte que por favor lo compartas. Muchas bendiciones y gracias por leerlo. Lugar: Marsella, Francia Más historias en mi Blog http://www.mujersinequipaje.com ❤️😊❤️ #mujersinequipaje

13 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo