“Matriculada en mi nivel”.

Una de las más lindas novelas de amor que he leído fue “La Magia de la vida, de Viviana Rivero. Emilia se va, pero no porque ella lo decida. Se va porque el destino decide que se vaya. Pasar por situaciones inentendibles es complicado. Desvelada pienso y recreo lo que debería o tendría que hacer en mis días. Los personajes que viven en mi imaginación, esos que siempre se peleaban el micrófono para hablar y darme la última palabra, siguen cabizbajos y medio mudos. Así que algo en mi parte lógica trata de dar ideas de como he de seguir. Si para algunas soy extraña, les diré que se equivocan. Extraña es mi hija. Tan extraña que me sugiere que como hay “pocos”, en su carrera universitaria, me inscriba. No me extraña que sean “pocos”; estudiar Francés con esas mil tildes que van en varias direcciones no ha de ser fácil. La escucho. Así como escucho a mi familia, a mis amigas, y a mi misma, y les juro que no sé muy bien como llenar mis días y hacer en estos momentos que realmente “cuenten”. La vida es algo así como una enorme Universidad que nos ofrece cuanto “curso” queramos tomar. Yo misma me he matriculado en varios. Algunos los he terminado, otros no. De algunos me he graduado con honores, en otros sé que he reprobado. Incluso en varios me he cambiado de nivel, intentando obviar aquellas situaciones que me dolían, temía, o no sabía cómo manejar. Evitando estar en mi nivel, terminaba sin entender que sí estaba en él era por algo. Inevitablemente me matriculaba en niveles superiores adormecido mis sentidos. Cursos donde no sufría pero tampoco vivía, y terminaba siendo algo que yo no quería. No sé si el destino decida por mí. Puede que siga ocupado con “Emilia”, pero quisiera que me mirara, que así fuera de reojo volteara a verme y decidiera a donde me lleva. No tengo prisa. Me siento y mientras espero, mentalmente asisto a los mil cursos que ofrece la vida. Está vez con la promesa de matricularme y quedarme en mi nivel. Si te gustó mi post, escríbeme, y si te encantó y crees que le puede ayudar a alguien, me gustaría pedirte que por favor lo compartas. Muchas bendiciones y gracias por leerlo. ❤️🙂❤️ Para más anécdotas personales, que llevan mensajes positivos, dale like y sigue mi página de "mujer sin equipaje". 🙂❤️🙂 www.mujersinequipaje.com Lugar: Por mi ropa, creo que fue en Barcelona. #mujersinequipaje

8 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo