“Los muertos si hablan”.


Crecí convencida que los cuentos paranormales de “Lovecraft”, no existían.


Hoy les contaré una extraña historia.


Tan extraña que pueden crearla como no crearla.


Pero mejor créanla, porque todo es cierto.


Lo genial de cumplir y cumplir años, es que entendemos lo inentendible, y aceptamos lo inconcebible.


Y por inconcebible no me refiero a malos tratos ni nada que se le parezca.


Por inconcebible me refiero a cosas para las que nuestra mente no estaba preparada.


Cosas extrañas como la muerte.


Ese extraño y lejano mundo, en el que antes no pensaba, pero hoy sé que existe.


Les diré con conocimiento de causa que la muerte no anda sola.


La muerte tiene algo así como un “sequito” de muertos que se mueven con ella.


Y en ese moverse de aquí para allá, pues terminan igual que los vivos, conociéndose y haciendo amigos.


Tan amigos que se las ingenian para reunir a los vivos por caminos que sólo ellos conocen.


A una semana de la fecha que hubiera sido el cumpleaños de mi madre, a “Agustina” le dio por ir a rezarle a la tumba.


Entre las mil peticiones que hizo, una fue para mí.


-Abuelita, “manda” un novio para mí mamá.


El mismo 23 de septiembre, el día que en que hubiera sido su cumpleaños, conocí el que hoy es mi novio.


Hablando de esto y aquello, me contó que “el luto” de su hermano, quien había tenido una muerte inesperada aún le afectaba.


Atiné a decirle que al igual que mi madre, ya estaba en el cielo.


Los meses pasaron, y tras mi mudanza a Bogotá, alquilar apartamento ha sido “imposible”, al no contar con los innumerables requisitos que piden.


Un tanto resignada y ya a punto de abandonar mi búsqueda, me propuse ver un último apartamento.


Un apartamento al que desde que entré, imaginé estar perdiendo mi tiempo.


Demasiado “perfecto” como para que me renten mostrando una simple cédula que apenas dice mi nombre.


La conversación con el propietario fue agradable.


Tan agradable que terminó diciéndome, que aún le dolía la muerte de su padre.


Le dije lo mismo que a mí novio, - tu padre ya está en el cielo.


Esa misma tarde me llamó para decirme que mis papeles eran inservibles para rentar.


Intenté hacer acopio de mis fuerzas para no llorar y cortar la conversación, cuando me pidió que lo dejara continuar.


Palabras más palabras menos, terminó diciéndome, - el apartamento es tuyo.


Este simpático personaje, aseguraba no entender muy bien porque me alquilaba.


Decía que simplemente sabía que debía rentarme.


Mientras lo escuchaba pensaba en mi madre y en todos los que partieron.


Me alegra saber que han hecho amigos.


Amigos que se encargan de mover a sus seres queridos, para ponerlos en nuestro camino.


❤️🙂❤️


Si realmente quieres un cambio en tu vida, en el que tengas toda la autoestima y la seguridad que hasta este momento no has sentido, aprovecha todos los cursos que tengo para ti↙️


Agenda Autoestima


Sin equipaje y con dinero


Querida intimida


📬Si te encantó este Post, y sientes que le puede ayudar a alguna Mujer, te doy las gracias por compartirlo💌


Que Dios te bendiga tan enormemente como hoy lo hace conmigo, al permitirme ser leída.


Con enorme cariño,

Tatiana

58 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo