“Lo que queda del encierro”.


Cuando “Harriet Vanger” desaparece, en “Los hombres que no amaban a las mujeres”, realmente desaparece.


El escritor “Stieg Larsson” la esconde tan pero tan bien, que ni yo, con todo y mi “pasar de páginas” la podía encontrar.


Definir lo que es “la autoestima” es fácil, explicarlo para entenderlo es difícil.


Por lo menos para mí.


Si me pidieran un ejemplo, diría que es como ser un rompecabezas al que le falta una pieza.


Una enorme pieza que difiere del tamaño de las demás, y por ende su ausencia es tan notoria, que el rompecabezas parece aún vacío.


Y cómo no me gusta lo “incompleto”, pues me dedique a buscar esa pieza que tanto me faltaba.


Estaba segura que “alguien” me la había quitado.


No hubo rincón en la casa, ni en el mundo que no revisara.


Vacíe cajón por cajón.


Tratando de encontrarla, recorrí lugares tan inhóspitos, que en ocasiones me atemoricé.


Llamé, e interrogué a todos los “galanes”, que en algún momento habían tenido contacto conmigo.


Pregunté y repregunte si alguno la tenía.


Si alguno en su afán de irse, quizás sin darse cuenta, se había llevado “mi autoestima”


Aseguraban que no la tenían, muchos decían que ni la conocían.


Parecían sinceros.


Así que llamé a mi familia.


Todo aquel que había tenido situaciones realmente tensas conmigo, o me había lastimado, fue citado a declarar.


A todos les pedí que si tenían “mi autoestima”, me la devolvieran.


Al final, fue por gusto.


Era como si yo no supiera buscar, o ella misma, no quisiera ser encontrada.


Cabizbaja seguí mi camino.


Acepté que sola, no la podía encontrar.


"Busque ayuda".


-Lo primero que quiero que recuerdes, me dijo “ayuda”, es:


- ¿Quien más tuvo contacto con ella?


Caí en cuenta que a la única persona que no había interrogado era a mi misma.


Yo tenía “mi autoestima”.


Estaba dentro de mi, nunca se fue.


Con temor decidí llamarla.


Llamé a “mi autoestima”, le dije que quería hablarle.


Ella estaba tranquila, no parecía afectada o desesperada.


-Siempre estuve aquí, me dijo, yo soy parte de ti.


Entendí que esta en nosotras saber encontrarla, y aprendí que cuando no la hayamos, “buscamos ayuda”.


❤️🙂❤️


Si te encantó este post y crees que le puede ayudar a alguna mujer, te doy las gracias por compartirlo.


Recuerda estar suscrita a:


https://www.mujersinequipaje.com/


Estoy trabajando en un Programa muy bonito que Dios primero lanzare la próxima semana.


❤️🙂❤️


Muchas gracias y bendiciones.


Con enorme cariño,

Tatiana

57 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo