“Lo que inicia hoy, necesariamente se cumple mañana”.

Actualizado: 7 de sep de 2020


Si me preguntaran cual es el compañero ideal, sin vacilar diría que “el miedo”.


El 2017 fue un año que jamás olvidaré, y es que al divorciarme no quedé sola.


El miedo entró por la ventana, se sentó en mi cama y no me soltó ni “a sol ni a sombra”.


A mí haber tenía, 47 años, cero ahorros, nulas ambiciones, cientos de equivocaciones y una sensación de que estaba pasada de moda.


Una sensación que me gritaba que los modelos de los años “70” ya no se usaban.


Mi miedo era tan enorme y gigante que mil veces pensé en regresar.


Cobije varias veces la loca idea de no “zarpar”.


Era un miedo tan imponente, que intentar deshacerme de él me hubiera tomado una vida.


Y cómo la batalla no es lo mío, opté por aceptar que “mi miedo” era real.


Aceptarlo me llevó a verlo y sentirlo como algo normal.


Tan normal, que me atreví a colocar metas cortas.


24 horas en donde ponía de mi parte tanto como me era posible.


Cada día comenzaba de nuevo.


Sin errores, frustraciones ni equivocaciones.


Tuve “365 intentos” de hacer las cosas no solo bien, sino diferentes.


Dejé de buscarle respuesta a ¿Por qué me pasa esto o aquello?


Y empecé a tomarle importancia al ¿Cómo resolvería lo que me pasaba?


Mi deseo de hacer las cosas “bien y diferente” me llevó a marcar fechas en un simple calendario de papel, que sin creérmelo al inicio, se fue transformando en algo grande llamado “sueños”.


Sueños que me llevaron a dar cada día un poco más de mi parte.


Sueños que se transformaron simplemente en “creer que podía”.


Y finalmente sueños que cambiaron de manera radical “mi destino”.


Un destino que hasta el 2017 se reducía a, - de mi casa al trabajo y del trabajo a mi casa.


Pasó en el 2018 a ser un pasaporte real, con sellos de Madrid, Roma, Marsella, Génova, Malta, Palermo y Barcelona.


Mi 2019 repitió y me llevó a París, Madrid, Oxford, Londres y La Habana.


Aprendí que tener miedo es normal, y que por eso, “el miedo” ya no es excusa.


Entendí que por mucho miedo que tengamos, será ese mismo miedo el que nos obligará a avanzar.


Y que ese avanzar, necesariamente viene acompañado de sueños.


Sueños que si inician hoy, necesariamente se cumplen mañana.


🙂❤️🙂


Si necesitas saber, paso a paso, cómo hacer los cambios para convertirte en una Mujer sin equipaje, con la autoestima para amarse, valorarse y colocarse siempre en Primer lugar, lee mi libro de principio a fin, porque en el te cuento todo lo que hice, y te enseño como lo puedes hacer tú.


Lo consigues en: http://www.mujersinequipaje.com/libro


Al suscribirte a mi Blog recibes todo lo que publico:

http://www.mujersinequipaje.com


❤️🙂❤️


Si te encantó este post, y sientes que le puede ayudar a alguna Mujer, te doy las gracias por compartirlo💌📬


Bendiciones y gracias por leerme.


Con enorme cariño,

Tatiana

42 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo