"Llenando espacios". 

La bella durmiente durmió 100 años.

Atrás quedaron las interminables tandas de ropa por lavar.

Tres pantys míos, y un jean, que me aguanta otra postura; es el resultado “objetivo” de un divorcio, un hijo adulto y una a punto de graduarse.

El resultado “emocional”, depende de cómo llene los espacios.

Dicen que sí se pasa mucho tiempo ocupándose de las penas de los demás, se corre el riesgo de olvidar las propias.

Es cierto.

Entre tanto que hacer, olvidé mis penas, las fui dejando atrás.

No me conozco bien. Se lo que no quiero, más no acabo de entender que es lo que realmente me mueve.

No termino de aceptar ese primer lugar que de un momento a otro la vida un buen día así no más me dio.

No dormí 100 años, pero desperté y estoy en el más hermoso salón de clases sin tener de quien copiar la respuesta.

Hoy tengo una hoja frente a mí; es un examen que parece simple pero no lo es.

Me corresponde llenar espacios. Espacios con lo que quise, con lo que quiero, con lo que anhelé tantas veces hace ya tantos años, que lo olvidé y me cuesta recordar la respuesta.

Y es que ya no hay respuesta correcta, porque hoy la respuesta depende de mí.

Si te gustó mi post, escríbeme, y si te encantó y crees que le puede ayudar a alguien, me gustaría pedirte que por favor lo compartas.

Muchas bendiciones y gracias por leerlo.

Más historias en mi Blog http://www.mujersinequipaje.com ❤️😊❤️

40 vistas2 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo