“Las puertas del reino”.


No sé si “Rómulo y Remo” fundaron Roma, pero de todas las teorías, esa es mi favorita.


“La ciudad eterna” conquistó cuánto tuvo que conquistar, y cómo imperio se extinguió.


Con las fechas no soy buena, pero mis conquistas empezaron pronto.


A eso de mis 20 tenía más dominios que el Imperio Romano.


Andaba con una pesada armadura que apenas me permitía distinguir cualidades, gustos o virtudes.


Para mí todo eran conquistas.


Conquistas que al fin y al cabo eran provocadas por inseguridades, por temores, y hasta por miedo a pasar un minuto hablando con la desconocida que en aquel entonces habitaba en mi.


Mi pesada armadura evitaba que me sentará a pensar que quería yo de esta vida.


Evitando también que todo aquel “buen hombre” se me acercara.


Mis conquistas eran precedidas por “mi impaciencia”.


Una impaciencia tan enorme y desbocada, a la que lo único que le importaba era verse y sentirse acompañada.


Asumo que por eso tuve tantas conquistas.


Me aburría sentarme a esperar que “ese buen hombre” tocará las puertas.


Imagino que esa misma impaciencia se encargó de llevarme “al trote”, sin detenerme a ver que no necesitaba territorios.


Jamás me di cuenta que yo ya tenía “un reino”.


Un precioso reino llamado “yo misma”, al que tenía que cuidar y proteger como a ninguno.


Les confieso que ya no me dedico a conquistar.


Hoy permanezco en mí , y muy dentro de mí, embelleciendo mi gran reino.


Paso mis horas entre “letras”, formando historias para las más grandes “eruditas” que me leen.


Entendí que las armaduras no son lo mío.


Lo mío son esos vestidos largos y ceñidos de hermosas telas.


Los que afinan la cintura y muestran demasiado pecho.


Para ustedes escojan el color que quieran, menos el amarillo, el amarillo es el mío.


Vístanse sin prisa.


De sobra sé que están preciosas.


Solo recuerden aclararse la voz, para que cuando “ese buen hombre” regrese, la vida las escuche.


Que las escuche decir alto y claro que lo dejen pasar.


Y cuando pase, ábranle las puertas.


Ábranle de par en par las puertas de ese reino que llamamos “alma”.


♥️🙂♥️


Si quieres aprender como ser una “Mujer sin equipaje” yo te enseño, ven conmigo a:


https://www.mujersinequipaje.com/que-es-agenda-autoestima


❤️🙂♥️


Si crees que este “Post” le puede ayudar a alguna mujer, te doy las gracias por compartirlo💌


🙂♥️🙂


Recuerda que una de las mejores experiencias es regalarnos a nosotras mismas. La Tienda de una "Mujer sin equipaje" fue creada especialmente para ti🎁


http://www.mujersinequipaje.com/tienda


Mil bendiciones y gracias por leerme.

Con enorme cariño,

Tatiana

60 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo