“Las niñas son las únicas que esperan”.



-Encantada de conocerte, le dije.


-Soy Tatiana y “me fascinas”.


Cuando se trata de conocer el hombre de mis sueños, tengo “reglas”.


Reglas básicas que he dejado claro.


Tanto “la cabeza” como “los sentimientos” saben cómo, porque y cuando “hablar” y “demostrar”.


Pero no siempre fue así.


Por años contaba cuántas citas llevaba para "decir" tal o cual.


Y del “hacer”, ni hablemos.


Porque para hacer y demostrar eso que tanto quería, tenía que pasar demasiado tiempo.

Tanto, que en ocasiones se me hizo costumbre ignorar cuando “el amor” me invadía.


Llegando al punto de “valorar” solo al “perder”.


Perdí tanto que decidí hacer equipo con “la cabeza” y “los sentimientos”.


Los aconducte al punto que se aprendieron de memoria lo qué hay que decir y hacer.

“La cabeza” aprendió de memoria a decir:


-Encantada de conocerte. -Soy Tatiana y “me fascinas”.


Y “los sentimientos” se encargan de sellar cada frase con cálidos besos.


Tan cálidos que queman.


Entendí que una de las tantas ventajas de tener más de 40, es que no se llevan cuentas "ni de días", "ni de meses", antes de hacer y deshacer en el amor...



Si tienes más de 40 y quieres transformar tu vida, visita la Tienda de una Mujer sin Equipaje, encontrarás todo lo que necesitas para Recuperar tu Autoestima, Conectar Contigo Misma y Disfrutar la Mejor Etapa!!!

Dios bendiga tu vida,

Con amor,

Tatiana


P.d. para recibir todo lo que comparto, Unete a Mujer sin Equipaje!!!

85 vistas0 comentarios