“Las gallinas también hablan”.


Una cosa es verlas y otra tenerlas.


Esa decisión mía de coger para Bogotá, habiendo pasado más vida en Panamá, pues es incomprensible.


Y es más incomprensible si le añadimos que en Bogotá, de mi familia solo tengo una prima.


Durante mi vida he pasado más horas de las que me gustaría reconocer, pensando en “La soledad”.


De hecho, llegó a ser tan importante, que gran parte de lo que hasta hace poco hice o no, se centro en ella.


Y es que me dediqué a hacer un “esto o aquello”, que aunque ni me agradará, por lo menos aseguraba no encontrárla.


No sé ustedes cómo la imaginan, pero mi visión de ella era como el de una “desalmada”.


Le huía por pensar que era una mal encarada que se levantaría cada día con el único fin de destruirme.


Así que ante semejante vaticinio hice una tontería.


Me explique a mi misma que entre que me destruyera ella, mejor me destruía yo.


Opté por vivir en ese mal oliente “corral mental” del que se entra fácil, y se sale con suerte.


Corrí “de aquí para allá”, persiguiendo no sé a quién, pero persiguiendo.


Dediqué buenos años a seguir a alguien, sin importar tan siquiera que anduviera perdido.


Corrí tanto que no sólo agité mi cuerpo, si no que finalmente estremecí mi mente.


Entendí que por mucho que me gustaran las gallinas, no podía ser una de ellas.

Porqué en ese “perseguir” se me estaba iendo la vida.


Y que ese “cacareo” solamente representa las voces de los asustadizos.


Esos asustadizos que entre falsas razones y pobres explicaciones, dan todo porque nos quedemos.


Intentan que nos “enraicemos”, porque en nuestro huir, terminaríamos restregándoles que si se pudo.


Que la tan temida soledad jamás nos persigue.


Tan simple porque con los del corral le basta y sobra.


♥️🙂♥️


Si quieres recuperar tú autoestima y atreverte a tomar las decisiones que tanto quieres, inicia leyendo mis libros, porque en ambos te enseñó cómo hacerlo:


https://www.mujersinequipaje.com/libro


📬Si te encantó este Post, y sientes que le puede ayudar a alguna Mujer, te doy las gracias por compartirlo💌


Que Dios te bendiga tan enormemente como hoy lo hace conmigo, al permitirme ser leída.


Con enorme cariño,

Tatiana





38 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo