“Las fechas se vuelven a marcar”.

Los planes cambian y los cambios se aceptan. -Nos vemos el siguiente año, le dije a mi hijo en nuestra última llamada. En mi calendario el próximo miércoles 5 de febrero, estaba marcado como “viaje a China”. Ya deshice maletas y mentalmente bajé del vuelo que no podré tomar. Quería estar con mi hijo, reírme al verlo comer a toda prisa con sus palillos chinos, escucharlo hablar mandarín y abrazarlo mientras le agradecía a todos sus profesores por el tiempo que dedican a enseñarle. Hoy siento tristeza, no por no verlo; eso es secundario. Siento tristeza porque esos “chinos”, que al inicio eran solo “ojos rasgados”, en estos meses fueron tomando forma y nombre en mi cabeza, y a medida que mi hijo me los describía sentía que los conocía. He aprendido a quererlos. Admiro su amor por el trabajo, y esa capacidad tan única que tienen de renunciar a intereses personales, en pro de su colectivo. Muy pero muy confiada en Dios, espero marcar en mi calendario una “carita feliz”, indicando que controlaron la emergencia por la que atraviesan. Sé que este año seguirá su maravilloso curso, y ya el siguiente, de seguro nuevamente correrá el mes de febrero en el que volveré a escribir en mi calendario: “viaje a China”. Un destino en el que aún sin haber estado, habita mi corazón. Si te gustó mi post, escríbeme, y si te encantó y crees que le puede ayudar a alguien, me gustaría pedirte que por favor lo compartas. Muchas bendiciones y gracias por leerlo. ❤️😊❤️ Para más anécdotas personales, que llevan mensajes positivos, dale like y sigue mi página de "mujer sin equipaje". www.mujersinequipaje.com ❤️😊❤️ #mujersinequipaje

18 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo