“La niña creció”.


“La niña creció”.


La muerte es una “visita” para la que no termino de prepararme.


Si me preguntan por mis recuerdos de infancia, les diré que tengo memoria de una enorme familia con la que crecí.


Abuelos, padres y tíos, eran lo que llamamos “adultos”.


Los primos, mi hermano y yo, formábamos parte de ese alegre grupo llamado “niños”.


Niños que sentían los días más largos que años.


Y es que, sin preocupaciones reales, nuestro único anhelo era crecer.


En apenas un “pestañeo” y sin darme cuenta, nuestro sueño se cumplió.


Todos crecimos.


Crecimos tan rápido que apenas si alcanzo a entender que ahora somos nosotros, esos adultos, que una vez fueron los otros.


Que hoy todos tenemos más años de los que en el pasado tuvieron esos adultos con los que tuvimos la bendición de compartir.


Y que es a nosotros a quienes hoy les toca despedir y recordar a esos adultos que tan seguido van partiendo de nuestra vida.


“La vida”, esa a quien tanto amo y a veces temo, ha cambiado los lugares.


Se ha vuelto “osada”.


Tan osada que ahora nos coloca en situaciones que me hacen entender que el tiempo corre más aprisa de lo que pensamos.


Que no se vale dejar nada para mañana, que la “premura” corre y el amor no espera.


Porque esas personas que tanto amamos se van y con su partida, necesariamente hacen que me cuestione y valore el solo hecho de existir.



Con todo mi amor a mi tío.


——-

Conoce la promoción de Agenda Autoestima


https://www.mujersinequipaje.com/que-es-agenda-autoestima

https://www.mujersinequipaje.com/que-es-agenda-autoestima


con todo mi amor,


Tatiana




27 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo