"La ilusión de mil excusas".

A casi una semana de empezar no solo año, sino década, no me puede seguir importando, que fue primero, la gallina o el huevo. Empezar año para mí era como arrancar con cuaderno nuevo. Al inicio una total ensoñación, en la que meditaba hasta que escribir y razonaba todos y cada uno de mis propósitos intentando encontrarles la "lógica" que me permitiera llevarlos acabo. Si a juicio de mi cabeza, esa noche del 31 de diciembre lo que se me ocurría era complicado, pues quedaba descartado. Esas mil excusas me tranquilizaban brindándome el refugio ideal para que yo misma me hiciera "zancadilla" y me mantuviera donde estaba. Mis intenciones y propósitos llegaban hasta el punto donde "quiero esto o aquello", y mi limitada lógica simplemente respondía, - Tatianita, eso no se puede, porque no tienes tal o cual. Pensar que los planes, metas, ideas o sueños tienen un orden lógico que los convierte en alcanzables o no, sería como pretender que nos calificarán el cuaderno antes de escribir. Nosotras ya pasamos el curso de matemáticas, sabemos que "el orden de los factores no altera el producto". Que hoy tengamos o no, lo necesario para lograr lo que anhelamos es secundario. El no tener hoy "el factor" que a la lógica de todos es el esencial, indispensable y primordial, no significa que no lo tengamos mañana. Por eso decidí que me importa un bledo no tener ni siquiera el terreno para construir la casa de mis sueños. Soy la clase de loca, que este año hizo los planos de su próxima casa en plastilina. Si te gustó mi post, escríbeme, y si te encantó y crees que le puede ayudar a alguien, me gustaría pedirte que por favor lo compartas. Muchas bendiciones y gracias por leerlo. ❤️😊❤️ Para más anécdotas personales, que llevan mensajes positivos, dale like y sigue mi página de "mujer sin equipaje". www.mujersinequipaje.com Lugar: Algún puerto del Caribe ❤️😊❤️ #mujersinequipaje

28 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo