“Gane o pierda, en la banca no me quedo”.

Pará jugar se necesita valor. Salir al partido con las normas que yo no puse, o las que me cambiaron a último momento no es fácil. Jugar ante miles de espectadores exigentes que esperan lo mejor de nosotras, incluyendo nuestra propia consciencia, intimida. Ver como cambia el marcador cuando no es a nuestro favor y oír vítoreos, que no son para nosotras puede ser frustrante. Pero quedarme en la banca sentada por temor a equivocarme y seguir por conformismo con algo que ya no me va, es insufrible y vergonzoso. He jugado tantos partidos en los que he perdido, que ya con el solo hecho de pararme en frente de todos a seguir jugando, hace que mi sola entrada a la cancha “taquille”, y taquille alto, porque me conocen, por insistente, por persistente y por valiente. Siempre que se trate de mejorar mi vida, me paro y voy de voluntaria. Me paro para jugar, para caerme, para ganar, reírme y seguir. Pero en banca no me quedo. Si te gustó mi post escríbeme, y si te encantó y crees que le puede ayudar a alguien, me gustaría pedirte que por favor lo compartas. Muchas bendiciones y gracias por leerlo. Para leer más anécdotas personales que llevan mensajes positivos, dale like y sigue mi página de "mujer sin equipaje". Lugar: #Oxford #Inglaterra Más historias en mi Blog http://www.mujersinequipaje.com ❤️😊❤️ #mujersinequipaje #emprendimientofemenino

20 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo