“Extrañas décadas, esas de los 60 y 70”.


“La obediencia debida” en el aspecto penal, son las directrices recibidas de quien está “al mando”, para que hagamos un “esto o aquello”.


Un esto o aquello, que de salir mal, nos exime de responsabilidad.


Hay épocas y “épocas” para nacer.

Lo sé porque soy del 70.

Aprendí ideas y convencionalismos que aunque me parecieron “muy extraños”, los seguí.

Crecí en una sociedad que si me viera, diría que me fui por “el mal camino”.

No es cierto.

Lo cierto es que ellos como sociedad decían y aseguraban cosas sin sentido.

En qué cabeza cabe que:

-A una mujer jamás se le preguntara la edad.

Me formaron convencida de que si eras mujer y cumplías más años, tenías un problema.

Un problema con vivir, con crecer y con ser mujer.

Otra de las famosas formaciones que recuerdo, fue esa de que si no te casas “algo malo hay en ti”.

Creo que esa fue la que más me creí.

Vivía aterrorizada.

Tan aterrorizada que revisaba a “Tatiana” varias veces al día para asegurarme que estaba bien.

Según yo todo iba perfecto.

Pero conforme me fui acercando a los tan temidos treinta, la “sabia” sociedad empezó a verme diferente.

Así que a toda prisa busqué “mis encantos”, me los puse encima y “voila”, como por arte de magia quedé casada.

Traten de entender.

Si ya era mujer, y encima era malo eso de crecer y cumplir años, imagínense lo que en aquella época era quedarse “solterona”.

Me metieron tanto miedo, que con tal de que no hubiera nada malo en mi, no me casé una, sino tres veces.

Al final, después de hacerle tanto caso a la sociedad, me di cuenta que no me hacía “gracia”.

Mágicamente entendí que no somos culpables por lo que hicimos o dejamos de hacer, en “pro” de quedar bien con la sociedad.

Que nosotras simplemente actuamos bajo el concepto de “obediencia debida” de tal o cual década.

Y que hoy felizmente nos eximimos a nosotras mismas de esa culpabilidad “imaginaria”, al aceptar que ser mujer es algo maravilloso.

Tan maravilloso que nos pintamos la boca y sonrientes le decimos a “la sociedad”.

-Piensa lo que quieras.

❤️🙂❤️

Si te encantó este post y crees que le puede ayudar a alguna mujer, te doy las gracias por compartirlo.

🙂❤️🙂

En el siguiente link te cuento un poco de mí, y de como fui soltando ese "equipaje emocional" que tanto pesa.

https://www.mujersinequipaje.com/libros

Gracias por leerme y que Dios bendiga.

Con enorme cariño,


Tatiana

74 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo