“Eso tranquilos selfies mal tomados”.


Mi padre cree que tengo la imaginación de “Julio Verne”. Si soy honesta, confieso que mi prodigiosa imaginación es el resultado de mi deshonestidad. Por años le exigí a mi pobre mente que me creará e inventara una vida perfecta; no para mí, sino para los demás. Quizás por eso escribir historias hoy simplemente se me da. Tomó papel y lápiz, recuerdo y anoto. Buscando en mi teléfono encontré esta foto. Tiene un valor sentimental incalculable. Representa mi primera sonrisa “no prefabricada”, después de llorar montones cuando “me dejaron”. Y tras esa sonrisa, el resurgimiento de una Tatiana ya más real, sin tanto inventó y con menos enredo. Por eso esa tarde, sentada en medio de una alegre cafetería, mientras esperaba mi orden, y me iba tomando esos extraños selfies que nunca acaban de convencernos, fui entendiendo cosas. Cosas tan simples que por simples se vuelven profundas. Tan profundas como que ahora sé, que esos grandes males del ayer, por los que tanto nos lamentamos, son los que hoy hacen sonreír al alma. Si te gustó mi post, escríbeme, y si te encantó y crees que le puede ayudar a alguien, me gustaría pedirte que por favor lo compartas. Muchas bendiciones. Te dejo este link, si quieres leer parte de mi libro: https://www.mujersinequipaje.com/introduccion Gracias a quienes lo compran. Para más anécdotas personales, que llevan mensajes positivos, dale like y sigue mi página de “mujer sin equipaje”. www.mujersinequipaje.com Lugar: #cafeteria #mujersinequipaje

12 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo