“Entre saludos y despedidas”.


Leer esas novelas en donde los protagonistas siguen juntos, hace que me pregunte mil cosas.


A mi último amor lo conocí de una manera que jamás imaginé.


Tras muchas charlas, chats y video llamadas, me despertó una madrugada diciéndome que estaba “listo”.


Estar listo se traducía en hacer cambios de trabajo y mil cosas más, en su establecida vida.


Mi largo silencio era el equivalente a que entendía que esos, “sus cambios”, equivaldrían también a que yo tendría “mis cambios”.


En ese momento empezaron nuestros planes.


Planes que me dieron el suficiente tiempo para prepararme para él, para mí, y para un “nosotros”.


Ese nosotros se concretizó en que ambos aceptamos pasar dos meses juntos.


Él aterrizó en un vuelo de madrugada.


Y a mi no me salió ese “saludo” que tanto había preparado.


Saludarnos se tradujo en un intenso abrazo, en el que seguramente nos dijimos lo que se debía.


“Nuestros días” han cambiado.


Y es que hoy estoy convencida sólo de dos cosas:


Hay una infinidad de comportamientos suyos, que no terminaré de entender jamás.


Y hay un sin fin de silencios muy míos, que él tampoco descubrirá.


Los días y las noches han pasado entre risas y “adaptaciones”.


Adaptaciones, a veces fáciles, otras complejas.


Cuando pienso en la parte “compleja”, asumo que es normal y le sucede a “los adultos”.


Adultos que viven lejos muy lejos.


Adultos que tienen vidas muy muy establecidas.


Y adultos para quienes los cambios son más difíciles de lo que se piensa.


Escribiendo este post, recuerdo que existe “el calendario”.


Un calendario que bruscamente me dice, Tatiana, ya es “la hora”.


El tiempo pasó y esos “dos meses” que nos dimos, terminan en horas.


Lo veo empacar mientras me reprocho no haberme preparado para “la despedida”.


Nuestro tiempo voló.


Voló tan rápido, como en horas volará el avión que se lo llevará.


Y como no sé cómo despedirme, me encargaré simplemente de decir “esas cosas”.


Las más profundas e insensatas que guarda mi corazón.


💌💌💌

Para recuperar tu autoestima empieza leyendo mis libros, te sorprenderás de cómo puedes cambiar tu vida: https://mujersinequipaje.com/libro


Te doy las gracias por compartir mis escritos, con mujeres a las que seguramente ayudarán.


Un abrazo y bendiciones.


Con cariño,

Tatiana

49 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo