“En un mundo en el que todo si es lo que parece".


Agudelo es mi apellido. Mi diminutivo “Capricho”.


Con ustedes “Capricho Agudelo”.


A Mariela Michelena me la leí algo así como “debajo del brazo”.


Y es que me daba ese “no sé que”, llamado “pena”, que me vieran leyendo “Mujeres Malqueridas”.


Lo renté en la Biblioteca, lo escondí en una maleta, y me lo leí.


Me sorprendió gratamente que su autora me conociera tanto.


Era como si toda una vida me hubiera “seguido”, y yo me le hubiera convertido en algo así como su “musa”.


En su libro mencionan a la “ratita presumida”, la que rechaza a todos y termina escogiendo al “gato” por marido.


Y es que según la “ingenua” ratita, el hecho de que luzca como gato, maúlle como gato, y haga todo como gato, pues no necesariamente lo hace un “gato”.


A la ratita le vale tres pepinillos y se casa.


-Pues se casa por apresurada, dirán muchas.


Otras más analíticas esbozarán elaboradas teorías, alusivas a que se casa porque está “enamorada”.


Y a todas les diré que, ni lo uno ni lo otro.


La ratita lo hace porque aprendió a relacionarse mal.


Aprendió y se quedó en el papel de “salvadora”, socorriendo al que no busca ser socorrido.


Porqué al fin y al cabo, él es simplemente lo que es.


Y justo eso, es lo que seguirá siendo mientras exista. -Un “gato”.


Un “gato” que nunca fingió ser ratón.


Un “gato” que se mostró siempre tal cuál es.


Y al que la ratita que, no es “ingenua”, sino “presumida” y un tanto “caprichosa”, intenta una y mil veces salvar.


¿De qué?


No sé sabe, ni ella sabe.


Por eso se encarga de lavarse tan bien el cerebro, hasta defender extrañas suposiciones.


Suposiciones en las que se autoconvence de que, en “esas condiciones” en las que él está, jamás lo podrá dejar.


Porqué el pobre terminaría entonces convirtiéndose en “gato”.


Que triste la historia de la ratita.


Gracias a Dios nacimos “mujeres”, pensantes y consientes.


Que saben, entienden y comprenden que están en un mundo en el que todo “SI” es lo que parece.


Y que gracias a Dios, somos dueñas de nuestras magníficas vidas y grandes destinos.


🙂❤️🙂


Si te encantó este post y crees que le puede ayudar a alguna mujer, te doy las gracias por compartirlo.


❤️🙂❤️


Recuerda que estás en el mejor momento para dejar de cargar tú “equipaje emocional”, soltar tú pasado y recuperar tú autoestima.


¡Yo te ayudo!


Empieza visitando el Blog:


https://www.mujersinequipaje.com/mujersinequipaje


Encontrarás muchísimos post con los que te sentirás identificada, y te permitirán tener una visión más amplia de la situación por la que estés pasando.


Muchas gracias y bendiciones.


Con cariño,

Tatiana

❤️🙂❤️


85 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo