“El mejor negocio es donde nos pagan”.

Leí “En la estrategia está el éxito”, de Constantinos Markides, no una, ni dos, sino tres veces. Si les mostrará mi curriculum, dudarían en contratarme. He tenido negocios de cuanta cosa se imaginen. Estuve cerca hasta de abrir una funeraria. Todos, a excepción de mi tienda de café, tuvieron similitudes: Me enamoraba de la actividad, y no tenía un salario. Todos, a excepción de mi tienda de café, quebraron. Aprendí que no podemos enamorarnos de una actividad que no nos paga ni el salario. Entendí, después de varios intentos, que no es cuestión de cambiar de negocio, a veces es simplemente darle la vuelta a la actividad que ya realizamos, para que nuestra retribución economía aumente. Cuando inicie la tienda de café, mi esquema no era ni parecido a como es hoy. Fabricaba y le vendía a mayoristas, procurando, “por absurdo que hoy les suene”, dos cosas que me perjudicaban. 1. Ganar lo mínimo que pudiera. 2. Dar la mayor cantidad de tiempo para que me pagarán. Cuando me harté de no tener dinero, cambié mi enfoque y empecé a venderle a minoristas. 1. Ganando lo más que pudiera. 2. Cobrando al contado. Hacer cambios cuesta e intimida, pero si se logran, el sentimiento de satisfacción empieza a ir acompañado de la retribución que tanto merecemos. Muchas bendiciones y gracias por leerlo. Para leer más anécdotas personales que llevan mensajes positivos, dale like y sigue mi página de "mujer sin equipaje". Lugar: Hotel Decameron Más historias en mi Blog http://www.mujersinequipaje.com ❤️😊❤️ #mujersinequipaje #emprendimientofemenino

19 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo