"El espejo está en mis ojos". 

La madrastra de Blanca Nieves perdía el tiempo preguntándole al espejo, lo que ya sabía. En Harry Potter y la piedra filosofal, el espejo, mostraba a cada quien su deseo más profundo. Hace años intenté comprar un espejo. Visité mil tiendas, explicándoles cuidadosamente que quería un espejo, pero no cualquier espejo. Quería un espejo en el realmente me viera bien. No lo conseguí. Terminé dándome por vencida. Los que tenían eran de pésima calidad. Me veía distorsionada y completamente diferente, dependiendo de quien estuviera a mi lado. No les iba a pagar por un espejo en el que mi imagen se iba desfigurado. A veces aparecía gorda, otras triste, algunas insegura, muchas veces cansada y hasta demacrada; eso sin mencionar lo esquelética que en ocasiones me reflejaba y mil vainas raras. Regresé a casa enojada y suspendí la búsqueda del espejo por varios años, hasta este fin de semana que estuve en Panamá. Pasé por una tienda cualquiera. Pedí un espejo que me mostrará como soy. Mi Dios!!! Cuando me vi, casi pierdo el equilibrio. Estaba simplemente despampanante. No podía creer que esa rubia de cabello recién cortado al ras, toda sonriente y tan esbelta fuera yo. No paraba de mirarme ni a mí, ni al espejo. Quería estar segura que era yo la que se reflejaba y que el espejo era real. En la tienda me explicaron que ese es el efecto que producen los espejos en todas las mujeres que se ven con los ojos del corazón. Pagué. Lo eché en mi gran bolso y seguí mi camino. Lugar: La calzada de Amador, en #Panamá Si te gustó mi post, escríbeme, y si te encantó y crees que le puede ayudar a alguien, me gustaría pedirte que por favor lo compartas. Muchas bendiciones y gracias por leerlo. Más historias en mi Blog http://www.mujersinequipaje.com ❤️😊❤️ #mujersinequipaje

22 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo