“El corazón, matemáticamente, sabe como continuar”.

De H. P. Lovecraft, mi favorito es: “Los sueños en la casa de la bruja”. Walter entendía la matemática con la cabeza. Yo la entiendo con el corazón. Nací hace 49 años en Bogotá Colombia. Llegué a Panamá a los 16. He vivido en más lugares de los que recuerdo. Si me sincerara con ustedes, confesaría que ese sentido de pertenencia hacia los lugares, jamás lo he tenido. Creo que si fuera un elemento de esos que había que colocar dentro de un conjunto matemático de pertenencia, siempre habría sido el elemento raro que queda por fuera. Vivir aquí o allá, hasta hace unos días me era hasta “indiferente”. Lo curioso con la vida, es que lo “indiferente” no va. Lo “indiferente” termina y hasta caduca. Dicen que la vida sigue. Y sí, la vida sigue; diferente pero sigue. Y hoy que mi vida sigue, y me reincorporo con temor y nostalgia a mi tienda de café, descubrí que no importa donde nací. Han sido tantas las muestras de afecto que a lo largo del día he recibido, que me hicieron comprender que “pertenezco”. Me hicieron entender que ya no soy ese elemento, al que le daba lo mismo estar aquí que allá. Boquete me ha enseñado que al fin y al cabo el papel aguanta todo. Y un certificado de nacimiento apenas es un papel en el que se escribe un lugar. Aprendí que es en el corazón donde nos marcan el sitio de donde somos. Y hoy sé, que yo “pertenezco” aquí. Si te gustó mi post, escríbeme, y si te encantó y crees que le puede ayudar a alguien, me gustaría pedirte que por favor lo compartas. Muchas bendiciones y gracias por leerlo. ❤️🙂❤️ Para más anécdotas personales, que llevan mensajes positivos, dale like y sigue mi página de "mujer sin equipaje". 🙂❤️🙂 www.mujersinequipaje.com Lugar: #boquete #mujersinequipaje

13 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo