“El amor se cuece solo”.

Cocinar es un arte conocido para muchas, oculto para mí. Hace poco leí “Como agua para chocolate” de Laura Esquivel. Lo hice por aquello de la larga e interminable historia de amor, en la que el final para mí fue inesperado. Tan inesperado como encontrarme exóticas y afrodisíacas recetas de cocina en medio de la historia, de las cuales yo no entendía ni los ingredientes. Aprendí a ser acelerada, apurada y casi desesperada para conseguir lo que quería. Es bueno, pero agota. Me viene a la mente cuando conocí a “El Jardinero". Lo vi, lo seguí y me enamoré. Poco o nada me interesaba que por el bien del amor, no en el presente, sino en el futuro, hubieran términos o plazos que aún con impaciencia, se deben respetar y toca “esperar”. Quiero suponer que me resultó difícil, por aquello de que el “esperar”, al igual que cocinar, también es un arte. Un arte en el que si nos descuidamos y nos encaprichamos, se nos pueden ir los días y con ellos la vida. Esperar es oír y escuchar con sumo cuidado lo que susurra el corazón. Un corazón que por muy enamorado que esté, sabe y siente cuando las cosas no están siendo ni serán lo que deberían. Esperar es permitir, sin forzar, impulsar, o crear esos encuentros casuales en los que me hice experta, a que la relación fluya y se convierta por voluntad propia en lo que será. Hoy les puedo decir viéndolas a la cara y sosteniéndoles muy fijo la mirada, que por primera vez en mi vida, me he regalado tiempo para esperar. Un increíble tiempo que me ha permitido disfrutar lo hermoso de fluir. Si te gustó mi post, escríbeme, y si te encantó y crees que le puede ayudar a alguien, me gustaría pedirte que por favor lo compartas. Muchas bendiciones y gracias por leerlo. ❤️🙂❤️ Para más anécdotas personales, que llevan mensajes positivos, dale like y sigue mi página de "mujer sin equipaje". 🙂❤️🙂 www.mujersinequipaje.com ##mujersinequipaje

20 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo