“De que se trata la vida”


Tener aliados conviene.


Me di cuenta que existen preguntas capciosas.


Tan capciosas, que por mi falta de experiencia, siempre pensé que nuestra respuesta dependía del momento por el que estuviéramos pasando.


Quizás por eso, yo me busqué a “el tiempo”.


Lejos de preocuparme y hasta “aterrarme” de su paso, me dediqué a enamorarlo.


Y es que si recuerdan, hace mucho que les dije, que después de mucho pensar y atreverme finalmente a decir, “quiero esto y aquello”.


Un esto o aquello que para ser honesta, consistía en “quiero divorciarme”.


A sabiendas que ese quiero divorciarme, era aceptar que al final de tantos años y tanto intento, “para mi”, la cosa no había funcionado.


Ese quiero divorciarme era coger 3 trapos y tirarlos en una maleta que pesaba 18 años por un lado, y varias carencias por el otro.


Y es que conmigo se iban “las deudas económicas”.


Eran tantas, que “la pobreza” en ocasiones se acercaba.


Tomar la decisión de decir, “hasta luego”, porque “de aquí para allá” sigo sola, no fue fácil.


Pero fue necesaria para que a mi puerta tocaran varias “visitas”.


El primero en llamar fue “el miedo”.


Tocó tan suave que pretendí ignorarlo, pero fue tan insistente y constante, que una noche aprendí a aceptarlo.


Uno a uno fueron llegando a mi vida esos “personajes de mi imaginación” que por años temí, pero al fin entendí.


Con cada calamidad y vicisitud que iba pasando, entendí que no estaba sola.


Cada uno de ellos me sirvió para aprender que habían llegado a mi vida por algo.


Y ese “algo” era sencillo de entender.


Se encargaron de hacerme ver que esto no se trata de mi.


Que el estar hoy bien y mañana quién sabe, pues es “vivir”.


Y que si hoy nada me gusta, atreverme a reconocerlo, ya es un logro.


Entendí que esas preguntas capciosas, tienen respuestas correctas, que equivalen a lo que siente “el corazón”.


Ahora sé, que se vale “decir” cuando no estamos bien.


Pero lo más profundo que de todo esto aprendí, es que no se vale ni tan siquiera “pensar” que perdimos “el tiempo”.


Y que esa tontería, de que si hubiéramos hecho “así o asa” está prohibida.


Tan prohibida, porque gracias a equivocarnos, es que finalmente entendemos de qué se trata “la vida”.


Y que en esta vida, “el tiempo” es nuestro aliado.


——

Si tienes más de 40 y no estás viviendo la mejor etapa de tu vida, aprovecha la promoción de mi Curso:

Agenda Autoestima


https://www.mujersinequipaje.com/que-es-agenda-autoestima


Porque te voy a enseñar cómo cambiar.



Gracias por compartir mis escritos y permitir que más Mujeres los lean.


Mil bendiciones y un abrazo,

Tatiana


39 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo