"Con la vida no se juega a lo seguro". 

Cartas tapadas. Cara dura. Nervios de acero. Apuestas altas. Eso es el “Póker”.

El juego no lo gana quien tiene las mejores cartas.

El juego lo gana quien tiene “las pelotas” bien puestas.

No hay “cartas” perfectas, no hay apuesta segura.

Gana quien se lo cree. Igual que en la vida.

Que carajo importan las cartas que nos salieron, podemos cambiarlas a medida que avanza el juego, y si devuelta nos tocan malas cartas, pues cambiamos.

En el Póker, se apuesta y se apuesta duro, se juega el todo.

La vida, es el jugador de Póker más experimentado que se nos va a sentar a la mesa. Y cuando eso pase, se vale ponerle “cara dura” y hacerle creer que ganamos, que nos salieron las cartas que estábamos esperando y la hicimos.

Cuando la tengamos frente a frente, vamos a observarla fijo, a verla como nunca nadie la ha mirado. Y es entonces cuando va a saber que está frente a una jugadora profesional.

Va a entender que nos jugamos el todo por el todo, y que este juego es nuestro.

Vamos a mostrarle que tenemos “escalera real”.

Y a esa jugada mis amigas, a esa jugada no hay quien la pare.

Si te gustó mi post, escríbeme, y si te encantó y crees que le puede ayudar a alguien, me gustaría pedirte que por favor lo compartas.

Muchas bendiciones y gracias por leerlo.

Más historias en mi Blog http://www.mujersinequipaje.com ❤️😊❤️

29 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo