Con la boca bien pintada.

Actualizado: hace 6 días


Hoy escribí una historia que todavía me duele contar, se llama: "Con la boca bien pintada:


Hace como mil años una Profesora de la Universidad me dijo que la única forma de salir a flote es hundiéndote hasta sentir que te ahogas, solo así tocarás un fondo tan profundo que serás capaz de impulsarte por ti misma y poder respirar nuevamente.

Cuando conocí al jardinero llevaba menos de un año de divorciada y me enamore. Simplemente me “re-enamore” de ese hombre hasta decir no más.

Me propuso matrimonio de rodillas, y lloró cuando le dije que si. El 24 de diciembre del 2017 nos mudamos a una mansión preciosa, solo el baño, era el doble de mi antigua casa. Tenía un gimnasio privado, un salón para hacer yoga.


Él me esperaba todas las noches en la puerta del garaje con rosas que había cortado para mi. Me dejaba notas de amor por toda la casa. En las noches bailábamos música de lo más antigua y romántica.

La convivencia no siempre fue fácil. Por un lado sus manías y un poco de esa altanería propia que desarrolla todo aquel que nace bien acomodado. Y por la otra, mi adicción al trabajo, a hacer planes y sueños de recorrer caminos que él ya había transitado en esos 30 años que me llevaba.

Peleas no hubo, altibajos como en cualquier relación hasta llegar justamente a la navidad del 2018, cuando cumplíamos un año juntos.

Yo iba llegando con las cosas para hacer la cena de navidad cuando me dijo que me tenía una sorpresa, que por favor me sentara.


-Tanta reverencia para decirme que cenaremos fuera, pensé yo. Me dijo que había alquilado un apartamento en la playa para él solo. Lloré más de lo que el orgullo jamás me permitirá reconocer. Le rogué que no se fuera. Le suplique. Pensé que me moría de dolor. Todavía lloro escribiendo este Post.


Todavía él me duele. Me duele que se fuera, que me dejara sola limpiando me las lágrimas.


Y es que nunca vamos a estar listas para que el hombre que amamos se despida de nuestra vida. Nos va a doler hasta casi no poder respirar, vamos a pasar días y noches terribles.


Esa noche cocine.


Hice la cena más difícil de mi vida, pero la hice. Y me dije, - Si pude hoy puedo mañana, y así he podido seguir y seguiré. Porque es en esos momentos cuando tenemos que recordar que la obligación más grande es con nosotras mismas, y que aunque el maquillaje de los ojos se nos corra, es mandatario pintarnos la boca y seguir.


🙂❤️🙂 Si sientes curiosidad, y realmente quieres saber paso a paso, ¿Cómo OLVIDARTE del Incorrecto y ATRAER al Indicado ? 🎁 Te espero en: Rompiendo Patrones Si te encantó este post y sientes que le puede ayudar a alguna Mujer, te doy las gracias por compartirlo💌 Bendiciones y gracias por leerme. Con enorme cariño, Tatiana

264 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

             507 6201 4464                               

  • Facebook
  • YouTube
  • Instagram

Colombia - Panamá