"Aprendiendo a dirigir". 

Me dieron varios actores que ya habían pasado el casting y estaban contratados para papeles específicos. Me valió tres pepinos. Era mi vida. Yo era la directora y mandaba. Cada uno tenía que interpretar el papel que yo le diera. -Tú! No te me escondas, el mayorcito, le dije. –Tú serás el “latín lover”. Me miró horrorizado. El pobre hombre intentó decirme que por su edad el papel se le complicaría. Lo mandé callar. Ese era el que yo quería de galán y punto. -Tú, el que no sabe lo que quiere, tú serás el que genio de la película, el que todo lo puede, el que consigue todos los logros. Preocupado me explicó que nunca lograba enfocarse, que él no era de logros, y por eso en el casting le habían dado otro papel. -Haber, haber, el guapo de sonrisa encantadora que se ve medio borrachito, tú serás el marido fiel. Sosteniéndose para no caerse y casi sin poder hablar, me decía que lo habían contratado solo como extra. Que él no daba la talla de principal. Estaba tan inmersa en como quería que fuera “mi película”, que no los escuché. Por suerte no perdí mi trabajo. Sigo en la industria del cine, pero hoy si los “escucho” cuando me dicen que papel vienen a representar en mi vida. Si te gustó mi post escríbeme, y si te encantó y crees que le puede ayudar a alguien, me gustaría pedirte que por favor lo compartas. Muchas bendiciones y gracias por leerlo. Para leer más anécdotas personales que llevan mensajes positivos, dale like y sigue mi página de "mujer sin equipaje". Lugar: #Barcelona Más historias en mi Blog http://www.mujersinequipaje.com ❤️😊❤️ #mujersinequipaje #emprendimientofemenino

7 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo