"Abiertas o cerradas pero siempre condecoradas".

Las corrientes de aire son peligrosas. Si me enojo es porque me importa, si lloro es porque me afecta y si reclamo es porque amo. Yo no salí de una relación por valiente ni por nada que se le parezca. Más bien la terminé porque las corrientes de aire me dan miedo, y las puertas las quiero o bien abiertas o muy cerradas. Amé como ama cualquiera, entregué lo que damos todas, perdoné lo que sabemos y olvidé lo que tocaba, hasta que empecé a sentir una corriente de frío en el corazón. A esas corrientes si que les temo. Se forman cuando una puerta se va cerrando y otra se empieza a abrir. Por años estuve concentrada en la misma puerta que varias veces trataba de cerrárseme en las narices, hasta que sin darme cuenta comencé a mirar para otro lado. Otra puerta se abría ante mis ojos y empecé a sentir curiosidad por saber que había tras ella. No soy una niña. Las puertas me atemorizan porque sé que cuando una se nos abre es porque en la otra ya no queda nada. Por eso es mejor que terminemos de cerrarla de una vez por todas, antes de abrir otra. Y así poder salir como un General condecorado con miles de medallas a quien el honor le importa y cuando se retira jamás lo hace por la puerta trasera. Para leer más anécdotas personales que llevan mensajes positivos, dale like y sigue mi página de "mujer sin equipaje". Si te gustó mi post escríbeme, y si te encantó y crees que le puede ayudar a alguien, me gustaría pedirte que por favor lo compartas. Muchas bendiciones y gracias por leerlo. Lugar: Bajo Mono en #Boquete #Panama Más historias en mi Blog http://www.mujersinequipaje.com ❤️😊❤️ #mujersinequipaje

32 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo