“A lo malo nunca me acostumbré”.



Si se trata de “recibir”, voy de voluntaria.


“La vida” tiene tanto para dar, que no me canso de recibir, y en ese recibir, me aseguro siempre de “pedir más”.

Divorciada del padre de mis hijos quede a mi haber con dos hijos adolescentes, un negocio que no producía, y la no tan atractiva suma de “18 dólares en mi bolsillo”.


Ante semejante situación hice un plan para que mi negocio, que en ese entonces era una Tienda de Café despegara.


Un brillante plan que consistía en salir de mi Pueblo, viajar a la capital y visitar cuanto negocio encontrará para venderle algo de mis productos.


Por aquello de que “la pobreza” se había vuelto esa incómoda “compañera de vida”, planeaba quedarme a dormir donde no tuviera que pagar.


La caridad me duró poco.


La primera noche me despertó un estruendo tremendo.


-Ratas en el techo, me dijeron cómo quien da la hora.


Estaba tan petrificada que al día siguiente pagué un hotel.


Aterrorizada, me di cuenta que había gastado la poca plata que llevaba.


Si no vendía, no tendría como regresar al pueblo.

Esa tarde “coroné”.

Vendí a lo grande.


El Aeropuerto Internacional de Tocumen, se convirtió en mi cliente.


Me quedaron claras las dos reglas “básicas” de la vida.


1- Si te acostumbras a tener poco, te da “cada vez menos”.


2- Si le demuestras que “necesitas más", la muy “generosa” jamás para de darte.💃🏻 📕


Si tienes más de 40 y quieres transformar tu vida, Léete el libro de una Mujer sin Equipaje, encontrarás todo lo que necesitas para Conectar Contigo Misma, Recuperar tu Autoestima, y Disfrutar la Mejor Etapa de tu vida!!!




Gracias por leerme y que Dios bendiga cada uno de tus día.

Con amor, Tatiana

Escritora y Coach femenina.

Ayudo Mujeres de más de 40 a Transformar su vida.

P.d. Para recibir todo lo que comparto, Unete aquí a Mujer sin Equipaje!!!

351 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo