"A las cosas por su nombre." 

Me gusta el fútbol. En Londres hubiera querido ver un juego del “Arsenal”.

“El amante de Lady Chatterley”, de, D. H. Lawrence, escandalizó y lo prohibieron. Lo prohibieron por erótico y por obsceno.

Lo leí. Ni lo uno, ni lo otro.

Constance Chatterley, acepta las insinuaciones de su esposo, y se consigue un amante. Un amante que no la satisfacía.

No puedo culpar a Lady Chatterley. A las mujeres no se nos enseña a decir lo que queremos.

Crecemos llenas de tabú. Dando por hecho que lo que recibimos es lo que nos corresponde.

Aprendí cuando la carrera ya había empezado, que tenemos un arsenal explosivo, listo para ser detonado cientos de veces, y de varias maneras.

Estaba a mediados de mis 20 cuando entendí plenamente, como funcionaba todo en mí.

Pero de ahí a decir claramente lo que quería, era otro mundo.

No sé si no hablaba claro, para no incomodar al “caballero”, o si en mi ignorancia, el “pedir” era algo inusual, que no correspondía.

Algo que no quedaba bien y daría una mala impresión, al punto de afectar lo que se considera decencia.

Si en materia de salarios, educación y otros aspectos, luchamos por una igualdad; en materia de intimidad la lucha es con nosotras mismas.

Por eso, aunque el “Arsenal” de Londres, no sea mi equipo favorito; quiero verlo jugar.

Nada más por el nombre.

Si te gustó mi post, escríbeme, y si te encantó y crees que le puede ayudar a alguien, me gustaría pedirte que por favor lo compartas.

Muchas bendiciones y gracias por leerlo.

Más historias en mi Blog http://www.mujersinequipaje.com ❤️😊❤️

13 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo