“A las citas con el destino se va sin reloj”.

Conseguir mi primera franquicia me hizo entender que para soltar el equipaje hay que dejar el reloj y agarrar la confianza. Con unas ganas enormes de avanzar económicamente, cometía el error de querer controlarlo todo. Vivía convencida que las oportunidades llegan por la puerta principal, que se anuncian con anticipación y que uno sabe a lo que va. Mecánicamente me ponía el reloj. No se para que, si no cargaba “la confianza”. Andaba acelerada por la vida como si me persiguieran, como si fuera tarde aunque no supiera bien a donde iba o para qué iba. Pero eso sí, con la convicción férrea de que “no” llegaría. En octubre del año pasado, sin cita previa, entró un caballero desconocido a mi tienda. Cruzamos dos, tres palabras y cerramos uno de los mejores negocios que he hecho. Conseguí ser la única representante de una franquicia de paletas para el lugar en donde vivo. Cuando las cosas son para nosotras se van a dar. Eso de andar con una lista revisando lo que hemos hecho y lo que no, o si acertamos o erramos, es seguir con equipaje. Aprendí que no hay manera de llegar tarde a nuestra cita con el destino. Si te gustó mi post escríbeme, y si te encantó y crees que le puede ayudar a alguien, me gustaría pedirte que por favor lo compartas. Muchas bendiciones y gracias por leerlo. Para leer más anécdotas personales que llevan mensajes positivos, dale like y sigue mi página de "mujer sin equipaje". Lugar: #cuba Más historias en mi Blog http://www.mujersinequipaje.com ❤️😊❤️ #mujersinequipaje #emprendimientofemenino

15 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo