"A la carga mis valientes". 

No soy partidaria de la guerra, pero eso de esconderse no está bien. Aproveché los minutitos libres que tenía esta mañana y llamé a capítulo a “mis sentimientos”. Son tantos que me senté a esperar que llegarán todos. Con algunos, como “la alegría”, y “el entusiasmo”, me era sencillo tratar. A otros como “la prepotencia”, “la soberbia”, o “la indecisión”, difícilmente los soportaba, y aunque eran minúsculos y representaban la minoría que hay en mí, igual debía invitarlos. No soy muy alta, así que para que me respetarán y supieran quien estaba a cargo, me senté en el escalón más alto. Me aclaré la voz y les dije, -los mandé llamar porque no voy a permitir que se sigan escondiendo. “El miedo” inmediatamente se hizo detrás de los demás. “La arrogancia” me miró con su airecito de superioridad. -Estamos contigo, que quieres que hagamos? grito “El entusiasmo”. Quiero que salgan a vivir. No quiero que se oculten más. –Nadie nos garantiza que nos va a ir bien, dijo “la incertidumbre” con ese pesimismo que siempre se carga. La mandé callar y le aclaré que quedándose escondidos tampoco tenían garantía de nada. Les expliqué que si Dios me los había enviado era porque confiaba en que yo podía hacerme cargo de ellos. “La actitud” dio un paso al frente y grito –A la carga mis valientes, lo dijo tan segura que todos se pusieron de pie y uno a uno se alistaron para dejar el escondite y salir a vivir. Si te gustó mi post escríbeme, y si te encantó y crees que le puede ayudar a alguien, me gustaría pedirte que por favor lo compartas. Muchas bendiciones y gracias por leerlo. Para leer más anécdotas personales que llevan mensajes positivos, dale like y sigue mi página de "mujer sin equipaje". Lugar: #boquete Más historias en mi Blog http://www.mujersinequipaje.com ❤️😊❤️ #mujersinequipaje

44 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo