Mujer sin Equipaje

Mujer sin equipaje portada.jpg

Mujer sin Equipaje es una historia de Superación Personal en la que ríes y lloras, pero jamás quedas indiferente, porque trata de La Vida misma.

Una Vida en la que muchos sucesos son y serán incontrolables, pero a medida que la vives entiendes que Tienes la Fuerza de Cambiarla, porque "Si la sigues, la consigues".

Este es un libro en el que aprendes a dejar de juzgarte por cómo ha sido tu vida, y logras verla desde un contexto completamente diferente, encontrando un sin fin de oportunidades que tienes al alcance de tus manos para transformarla.

A medida que lo lees recuperas tu Autoestima y te despides del pasado, dejando de cargar tanto "equipaje emocional".

Fragmento:

Dedicado con todo mi amor a Agustina.

“Cuando un Jardinero abandona su flor, la flor florece con su recuerdo".

De mis matrimonios aprendí, entendí, y con resignación terminé aceptando que generalmente estamos en situaciones que nosotras mismas nos hemos colocado y seguiremos en ellas, nos gusté o no, hasta aprender una lección de vida.

 

No podemos saltarnos pasos o intentar que alguien más resuelva los problemas que nos corresponde solucionar a nosotras...

Este libro lo empece a escribir a medias tintas, escogiendo, cuestionando y hasta deliberando que tanto debía poner.

 

Finalmente fueron mis recuerdos los que se alinearon y poco a poco formaron palabras que cuentan hoy mi historia.

 

Una historia que complete cuándo, entendí que tomar la decisión de cambiar lo escrito y lo vivido, seria como pretender cambiar el pasado, y eso mas que incorrecto es imposible.

La única razón lógica que encuentra mi cabeza al escribir un primer capitulo de un libro que ya había terminado, es que algo muy triste y hasta innentendible sucediera, algo que sacude nuestras bases y necesitamos ponerlo de primero, por eso en este primer capitulo y en los que siguen, todos sin numeración, porque me basta con numerar solo el primero, quiero contar lo que ha sido mi vida vista y vivida desde mi perspectiva, para que cuando yo ya no este y queden Dios primero mis hijos, ordenando y organizando “mis cosas”, unas cosas a las que el alma, de tanto dolor no les encuentra lugar, yo no me les convierta en una extraña desconocida mujer de la que poco saben.

 

Quiero llegar a sorprenderlos tanto, que entiendan que su madre fue lo que siempre ha sido.

“Recuerden que”...

Mi vida no debe tomarse como ejemplo. Debe tomarse como advertencia, y es así de simple porque aprendí mal, aprendí lo que no era.

 

Me educaron para ser perfecta y no romperme, para sonreír, fingir y aguantar, pero sobre todo para olvidar. Le mentí a los demás demostrando ser feliz.

 

Me gradué en el arte del auto engaño, volviéndome cada día mas débil mientras demostraba ser fuerte y me partí. Yo misma me destrocé.


Hoy anhelo con todas las fuerzas de mi alma publicar estas líneas. Dios primero mi libro llegue a buen puerto y se detenga en manos de mujeres que al leerlo encuentren un gran comienzo en cada uno de sus días.

 

Quiero trasmitirles que nada es trascendental. Nuestro “hoy” no es necesariamente nuestra realidad ni determina el futuro.

Un abrazo y que Dios las bendiga tan enormemente como lo ha hecho conmigo...

   Termine de escribir este libro el 1 de noviembre del 2019, mi madre murió el 9 de febrero de 2020, nunca lo vio publicado, fue atropellada.

 

La vi partir sin despedidas ni explicaciones, quede sintiéndome sola en un mundo que se me hace inmenso porque lo siento grande, sin entender muy bien esta historia que voy a contarles, pero prometiéndoles que con su partida me enseño que la ame, la amo y la amaré mas de lo que jamas imaginé, y que hoy que miro en retrospectiva, el tiempo que pase a su lado se me hizo corto.

 

Con su partida entendí que “el amor” es ese incondicional que se siente nada más porque sí, que no cuestiona y no tiene lógica, porque es el todo de lo inexplicable.

 

Así que este viaje inicia con la muerte de la mujer que me dio vida,

Me he casado tres veces, divorciado dos y separado una. ¿Amantes? Pongan un número, quedaran cortas. He sido golpeada, abusada, amada, deseada y admirada.

El jueves 16 de marzo del 2017 es un día en el que cambié. Salí a caminar a las cuatro de la madrugada con mi perra.

 

Al vivir en un pueblo pequeño éramos ella y yo las únicas transeúntes, todo se sentía tan en calma que se me antojó vivir así.

 

Quise sentir esa tranquilidad de manera permanente. Esa pequeña sensación de libertad me transmitió felicidad, paz y un extraño entusiasmo al darme cuenta de que no me sentía mal de estar sin mi esposo. Me di permiso para decidir sobre mi vida.

 

Esa madrugada acepté ante mí misma que no necesitaba excusas o justificaciones.

 

Decidí esperar unas horas para llamarle. Cuando le hablé por teléfono fue muy básico lo que dije, un saludo, un cómo estas, necesito hablar contigo, quiero divorciarme. Su respuesta fue la de siempre.

La pregunta que tanto temí, aquella para la que yo nunca iba a tener una respuesta, una justificación lo suficientemente convincente que me permitiera hacer lo que quería.

 

-Porque quiero, porque esta vez ya tomé la decisión y porque lo voy a hacer, fue la mejor respuesta que mi cabeza pudo encontrar y aparte la más honesta.

 

Sentí alivio, luego confusión y después preocupación. No tenía ni la más remota idea de cómo lo haría. Conforme pasaban las horas mis argumentos me sonaban débiles. Eran tantas las cosas que se me venían encima que me enfoqué en resolver.

A todo le busqué “la vuelta” no “la solución”.

 

El primer inconveniente fue donde vivir. Mi ex esposo necesitaba tiempo para mudarse.

 

Esperar habría sido “la solución”, buscarle "la vuelta" fue mudarme cargando en una mano a mis dos hijos y en la otra sus camas y un sillón.

 

El segundo inconveniente era mi situación económica. Estaba literalmente quebrada.

 

Le debíamos a medio mundo y de ahí en adelante era yo quien debía asumir esos compromisos. Le busqué “la vuelta” trabajando 18 horas diarias los 7 días de la semana.

 

Mis días iniciaban a las cuatro y tantas de la madrugada, me estiraba como un gato y me paraba como un león hambriento que sale a cazar para no morir de hambre, o como una gacela que se ve obligada a correr tanto como pueda para no ser devorada por el león.

 

Ese primer año no solucioné mi situación económica pero la pobreza aprendió a no acercarse.

 

Mis hijos tenían lo básico, comida, techo y colegio, y yo gracias a Dios tenía “tiempo”. Tiempo para trabajar.

 

Estuve tan ocupada dándole “la vuelta” a las cosas que literalmente no me quedó ni un minuto para pensar en nada que no fuera subsistir.

PREGUNTAS FRECUENTES

¿Cuales son las formas de pago?

  • Puedes efectuar el pago mediante Visa o Masterd Card. Inmediatamente recibirás un correo con tus datos de acceso y descarga para tu libro.

  • Si estas en Panama, puedes efectuar el pago por YAPPY o Deposito al Banco General Cuenta de Ahorros numero: 04-48-98-149312-0 A nombre de Tatiana Agudelo.

  • Si estas en Colombia puedes efectuar el pago a través del Banco de Bogota Cuenta de Ahorros numero: 075662973 a nombre de Tatiana Agudelo, cédula 52-135-569

  • Y si estas en cualquier otro país, lo puedes comprar por Western Unionescríbeme a mujersinequipaje@gmail.com y te envio los datos de la transferencia. 

¿El libro que recibiré será físico o digital?

Lo recibirás digital.

¿En qué formato viene mi libro?

Lo recibes en formato PDF

¿Cuándo tendré acceso a mi libro?

Recibes acceso completo inmediatamente hayas realizado el pago.

 

¿Puedo acceder y leerlo desde cualquier dispositivo?

Si, puedes ingresar y leer tu libro desde tu teléfono celular, computador o tablet.

¿Cuántas paginas tiene el libro?

344 paginas de libro y 58 paginas adicionales de anexo, en las que tienes a tu disposición el primer capitulo de cada uno de los libros que he

escrito, para un total de 402 paginas de lectura.

             507 6201 4464                               

timbre del teléfono
Lápiz y libreta
Casa en azul

Cartagena- Colombia

  • Icono social de YouTube
  • Facebook icono social
  • Pinterest
  • Instagram